Juegos de escape, ¿qué son y cómo jugar?

Los juegos de escapismo son una opción de entretenimiento para realizar en familia, con amigos o compañeros de trabajo. Proponen resolver decenas de rompecabezas para lograr escapar de esa desafiante habitación en 60 minutos. La consigna es buscar pistas, códigos, y llaves en los rincones más recónditos para salir de la sala.
Estos son los principios básicos de los juegos de escape, una alternativa nueva en Uruguay pero que cada vez gana más adeptos.

¿Cómo jugar?

Es clave utilizar el ingenio y la lógica, pero además ser extremadamente observador para detectar los misterios que encierra la habitación.
Cada sala está ambientada con determinada temática como puede ser un laboratorio en el que se desarrollan escalofriantes experimentos, un macizo bunker de guerra o la escena de un crimen. El cine es una de las principales fuentes de inspiración del escape en vivo. Renombrados títulos de la pantalla grande se convierten en el motor de juego tales como el filme de terror “El Juego del Miedo” o películas como “Titanic”.

¿Quienes pueden jugar?

Abarca un amplio público, se puede participar en familia, con amigos o compañeros de trabajo. La mayoría admite niños a partir de 10 años, siempre y cuando estén acompañados de algún mayor. Es para grupos de mínimo dos jugadores y un máximo de cuatro o seis.
Para los que sufren de claustrofobia o tienen dudas de seguridad sobre la propuesta, las salas tienen un botón de seguridad para pedir auxilio frente a cualquier adversidad.

Herramienta útil

Para resolver el misterio hay que trabajar en equipo. Muchas empresas usan los juegos de escapismo para armar equipos para un proyecto, para verificar la capacidad de las personas de trabajar en equipo. También se usan para procesos de selección de personal, para evaluar el nivel de liderazgo de directivos, empleados o candidatos.
En Uruguay ya existen dos salas de escapismo para vivir una aventura de película.
Por Elisa Tuyaré