Es una de las dudas más recurrentes entre quienes eligen comenzar a hacer ejercicio: ser una de las primeras en llegar al gym o después de un día de trabajo estresante un poco de ejercicio físico ¿cuál es mejor? ¿qué hora nos beneficia más?

La realidad detrás de cada caso está en nuestro orden del día y en poder cumplir con todas nuestras responsabilidades, sumando el ejercicio. Verdaderamente, el mejor ejercicio es realmente el que se hace con constancia.

Lo más importante, sobre todo si recién estás empezando, es ejercitarte en un horario conveniente y que te haga sentir bien, más allá de lo que la ciencia o cualquier tip de entrenadores te pueda decir.

Como siempre, la clave de todo es el balance. La comida y el ejercicio son dos elementos que van de la mano en todo momento y, como tal, tiene mucho que ver en la diferencia entre ejercitarse a la mañana o a la noche.

Rutina.

Según estudios de la Universidad de Missouri, quienes tienen más posibilidades de mantener el ejercicio en el tiempo son los que lo realizan a la mañana.

¿Por qué? La mañana tiene la característica de ser un momento de poco movimiento, tanto social como laboral, por lo que es más probable que adoptes una rutina de ejercicios sobre ella.

Ejercitarse a la tarde puede ayudarte a bajar los niveles de estrés luego de un día intenso de trabajo. Aunque, deberás tener una conducta excelente para declinar invitaciones de amigas a tomar el té o a cenar temprano.

Energía.

Si elegís la mañana, probablemente tengas que atravesar por el difícil momento de despertarte temprano, únicamente para ejercitarte. Aunque, luego de esos molestos primeros 5 minutos, estarás lista para comenzar el día con energía y preparada posterior al ejercicio.

Si elegís la tarde, tu energía dependerá de cómo dormiste, pero por sobre todo, de lo que comiste durante el almuerzo y posterior.
Por eso, es clave que si elegís ejercitarte a la tarde, hagas una buena elección de tu alimentación a la hora de almorzar o merendar.

Performance.

Las opiniones sobre estos dos horarios son miles y cada uno argumenta muy bien desde su lugar. Estadísticamente, en ejercicios anaeróbicos, debido a la temperatura corporal, el mejor horario es el de la tarde.
Aunque, quienes elijan la mañana, con constancia y en el tiempo, lograrán adaptar su cuerpo a los mismos niveles de temperatura, también a la mañana.

La mejor hora, es la que puedas adaptar a tu rutina, independientemente de si es a la mañana o a la tarde. No te estreses si un día tenes que saltear el gym, al otro día tendrás otra oportunidad para retomarlo.

Si no tenés tiempo de ir a un gimnasio o de salir a correr en los alrededores, siempre están los entrenadores de Youtube que te pueden dar una mano para comenzar a moverte. Te recomendamos que consultes con un profesional para asegurarte de que sean los ejercicios acordes a tu cuerpo.