De a poco el mundo se va abriendo y volvemos tímidamente a la “normalidad”. Después de un año de trabajo y estudio remoto, no quedan dudas de que de ahora en más, nada va a ser igual. Con la pandemia cambiaron muchas cosas, y es probable que algunas se mantengan cuando todo esto termine definitivamente.

Con el teletrabajo como parte de nuestra rutina durante más de un año y la gran cantidad de tiempo libre que tuvimos, nuestras prioridades cambiaron, volviendo a darle valor a lo realmente importante: la salud, la familia y el bienestar. Luego de un año muy duro, muchas personas han decidido generar un cambio en su vida, tanto en el trabajo como en otros aspectos.

Y esto se ve reflejado en las distintas modas y tendencias que surgieron en el último tiempo, como el Cottagecore, que buscan crear una vida más relajada, relacionada a la naturaleza y en la que lo material no sea el centro.

A continuación, vamos a contarte algunas de las cosas que creemos que se van a mantener en el mediano y largo plazo dentro del mundo laboral y del turismo, que pueden ser muy beneficiosas para nosotros.

 

 

¿Cómo va a ser el trabajo del futuro?

Con la pandemia llegó un cambio inevitable: la revolución del sistema laboral actual. Aunque hace tiempo que se demandaban cambios en el sistema, como dar más beneficios a los trabajadores o extender las licencias de maternidad y paternidad, el coronavirus obligó a implementar algo que muchos deseaban y nunca habían tenido: el home office.

De un día para otro tuvimos que crear una oficina en casa y adaptar nuestra rutina a esta nueva realidad. Y luego de más de un año trabajando así, muchas personas se niegan a volver a la “antigua normalidad” y quieren seguir manteniendo esta libertad y flexibilidad en el trabajo que antes desconocían.

Por otro lado se encuentran las personas que perdieron el trabajo por la pandemia y esto también provocó un cambio en su panorama laboral. En Latinoamérica, muchas personas usaron todo este tiempo libre para capacitarse, apostar por el trabajo freelance o comenzar negocios propios.

Ya muchas empresas confirmaron que en el futuro tendrán un sistema mixto, que mezcla el trabajo remoto con los días de oficina, dependiendo de la tares. Esto supone un antes y un después para muchísimas personas, ya que el teletrabajo era un beneficio que muy pocos conocían.

Pero sin duda, este sistema también tiene sus aspectos negativos como: la dificultad de equilibrar la vida personal y laboral, el aumento de la sensación de soledad y la falta de privacidad en las casas en donde no hay espacio suficiente para trabajar y vivir cómodamente.

 

 

La nueva forma de viajar

Y por supuesto que las restricciones de movilidad durante la pandemia también afectaron a otros sectores, aunque uno de los más golpeados fue el turismo. El cese repentino de las operaciones de aerolíneas, trenes, colectivos y hoteles nos hizo repensar el sistema turístico y comenzaron a aparecer nuevas formas de “viajar”.

Durante el último año surgieron distintas herramientas virtuales que nos permitían viajar sin salir de casa, democratizando el acceso a estos lugares que antes sólo unos pocos podían conocer, como por ejemplo, las visitas en línea de museos y lugares emblemáticos.

Otro gran cambio de la pandemia es el destino a donde viajamos, ya que en todo el mundo se fomenta enormemente el turismo interno. En un año en donde no podíamos subirnos a un avión, viajar por nuestro país o hacer un roadtrip fue la mejor forma de descansar. Esto sin dudas incentivó un tipo de turismo más relajado y lento, en donde el objetivo era desconectar un poco del trabajo y las noticias.

Y esto tiene ventajas tanto para los viajeros, que pueden descubrir lugares increíbles en su país sin la marea turística, como para el sector del turismo, que pudo recuperarse un poco económicamente. 

A pesar del avance de la vacunación a nivel mundial, por ahora, el tapabocas y el distanciamiento siguen siendo las normas para los viajes. Para el futuro, se espera que las personas elijan viajar más dentro de su país y que apuesten por un turismo responsable basado en las experiencias y el respeto a la cultura local.

 

Remote Year: una tendencia entre millennials y centennials

Con modalidad de trabajo mixta y los millennials restringidos de viajar, en este último tiempo han surgido diversas alternativas para un futuro cercano post-pandemia.

El concepto de año remoto, toma fuerza en el 2017/2018 cuando varias empresas comenzaron a convertirse en remotas. Al igual que algunos freelancers y trabajadores independientes que también comenzaron a ser parte de este nuevo concepto de viaje.

Tomarse un año remoto, viviendo en otro lado, es una experiencia que busca equilibrar entre el trabajo y los viajes. Una especie de combo perfecto para aquellos que disfrutan de ambas actividades. Con el desarrollo de espacios de co-work a nivel mundial y una cultura emprendedora transversal a todos los países, el «remote year» se ha convertido en una opción muy interesante.

Se trata de planificar un viaje, local o internacionalmente, durante un año o más, para el que, además de alojamiento, tendrás que buscar una oficina. Con ciclos de estadía más prolongados, es una oportunidad para trabajar y viajar, conociendo ciudades, personas y oportunidades laborales.

Tal es así que existen incluso empresas (agencias de viaje) cuyo único servicio es el de coordinar grupos de freelancers bajo esta modalidad. De modo que se crea una comunidad que visita ciudades del mundo, con la tranquilidad de enfocarse solo en trabajar y disfrutar.

 

 

Un planning responsable

A diferencia de como se viajaba antes, hoy debemos ser más responsables con nuestra forma de planificar nuestro itinerario. Desde contar con seguros médicos y demás detalles, hasta contemplar los requerimientos de cada país al momento del ingreso. Existen algunos sitios como Skyscanner, que muestran en tiempo real las restricciones de cada nación en los tiempos que corren. Nos indica que tenemos que tener en cuenta para ingresar, o si simplemente no es el momento para viajar allí.